16 de junio de 2012

Día del padre


(No sé si lo que voy a escribir sea gracioso, pero es lo que me sale en este momento)


Durante los últimos años este ha sido uno de los días que más odio. Será por mi relación casi nula con mi padre o porque en realidad no sé qué cuernos hacer, pretendiendo que todo está bien con cara de "es el día del padre y vos merecés ser homenajeado" cuando en realidad pienso "en cuanto pueda liberarme de tener que ir a tu casa, creeme, lo voy a hacer, y no te voy a volver a ver nunca jamás".


Lo que me pasó con mi papá, creo, es que me causó grandes decepciones. Cuando falleció mi mamá, que siempre fue la persona más cercana a mí y a quien más quise -y quiero-, pensé que, a partir de entonces, podría confiar más en mi papá y nos íbamos a llevar mejor, tipo los padres de las películas de Disney. Pero yo tenía nueve años y no podía ver que la mala relación no iba a cambiar. Bah, en realidad, casi ni teníamos relación, porque siempre estaba ocupado, o durmiendo, o viendo la tele. Y ahora es lo mismo.


A medida que pasó el tiempo, me di cuenta que no le importamos ni yo ni mi hermano nada más que para cobrar la asignación universal por hijo y venir a buscarnos para pasar horribles fines de semana encerrados en su casa. Nunca se interesó por crear algún vínculo conmigo o saber lo que me interesa; lo único que hizo fue llevarme a ver a Roger, pero fue protestando y me dejó sola en medio de tanta gente, esperándome en la otra cuadra.


Varias veces intenté contarle lo que me pasaba o qué me gusta, pero siempre interrumpe su ego. Por ejemplo, cuando en sexto grado quedé abanderada y se lo conté, no me felicitó, que era lo que yo esperaba después de tanto esfuerzo para haber llegado a eso, sino que me dijo "ahh, saliste igual que yo, cuando tenía tu edad era siempre abanderado y tenía las mejores notas"... ni siquiera un "qué bueno".


También se quiere hacer el groso con actitudes tipo "yo-se-más-que-vos-sobre-cualquier-cosa", que me revientan. Es como que constantemente quiere competir conmigo con sus aires de superioridad y no acepta que a veces yo puedo saber más que él.
Otra cosa que me revienta es que siempre que le molesta algo dice "ay, diosssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss" (sí, con tres mil "s").


Pero una de las actitudes más odiosas, que creo que todos odian, son las comparaciones. "¿Por qué no te gusta el reguetón? A las chicas de tu edad les gusta el reguetón". Me vive comparando con "chicas de mi edad". Que tenga su edad no significa que tenga que ser igual a ellas. 


Los fines de semana que voy a su casa son insoportables. Además de hacer lo ya mencionado, fuma casi todo el tiempo, y nunca están abiertas las ventanas. Está todo el día acostado y mirando la tele, la verdad es que no sé para qué nos lleva, si nunca hacemos nada. Reniega de que trabajó toda la semana y que está cansado pero nos lleva a su casa. ¿Y quién se tiene que ocupar de mi hermanito? Sí, yo. Y desde hace bastante tiempo.


En resumen, mi papá no se interesa por lo que me gusta a mí. Su prioridad siempre será él mismo, por lo tanto no creo que algún día nos podamos llevar bien. A mí me pone muy triste saber que una persona en la que supuestamente podía confiar no le importo desde que era chiquita (historias que algún día contaré) y que siempre que pudo hacernos mal a mí y a mi familia lo hizo; él fue el causante se un tremendo ataque de pánico que tuve el año pasado en el que pensé que me iba a morir. Feliz día del padre para aquellos que se lo merecen.


Los dejo con algo gracioso (o creo que lo es): cuando me preguntaron "¿y vos qué le vas a regalar a tu papá?", les dije "un año más sin saber que me tiene harta".

2 comentarios:

  1. Este es otro caso en que no sé qué comentarte.

    Te dejo un emoticón que expresa mi cara mientras lo leía: :\
    Abrazo, ya va a pasar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, no importa Mechi, comentaste! Un abrazo para vos también ^^

      Eliminar

¿Vas a comentar? ¿Si? =) Gracias! ^^