19 de marzo de 2012

Fin de semana loco

Como creo que ya dije, el fin de semana intenté conseguir un autógrafo de Roger Waters. Les aviso que no lo conseguí.


El sábado me llevó mi tía, llegamos al Faena más o menos al mediodía. Teníamos el número 240. La fila doblaba la esquina (y eso que la cuadra es larga), y nosotras estábamos casi en la esquina. 


Intentaba no aburrirme. Había al lado nuestro un grupo de jóvenes re copados (uno tocaba "Shine on you crazy diamond" con la guitarra y le salía re bien). Me entretuve escuchándolos y cantando (tengo que estar emocionada para cantar, eh). Después mi tía se fue a buscar algo para comer porque yo había desayunado un chupetín (qué saludable).
A medida que pasaba el tiempo se me dormían las piernas. No sabía si leer, dormir, escuchar música o practicar lo que le iba a decir. Después comentamos eso con Agusleen en facebook:


En fin, estaba practicando qué decirle.
También llamaba a Mile para ver si venía o no, y le contaba las novedades.


Después de varias veces que jodían con que salía, que no salía, que le firmaba a los primeros 100 o que no le firmaba a nadie, la fila empezó a avanzar. 
La gente gritaba, otra gente protestaba por la gente que gritaba... yo temía tener algún ataque de nervios/emoción/whatever y que tuvieran que llamar a la asistencia médica.


En un momento que empezaron a gritar todos supimos que había salido, mi tía fue a ver si estaba y yo no quise ir porque soy una reverenda idiota porque quería guardar la "sorpresa". Y así es como ese día no lo vi.


Me puse a llorar, mi tía llamaba a una amiga y descargaba su bronca telefónicamente. En eso me tocan el hombro. ¡Era Mile!


-Ay... hola Mile! Ya se fue, y no me firmó nada...
-¿Cómo que no te firmó nada? Yo te dije que es un forro!
Y se empezó a reír porque yo lloraba, y me hizo reír a mí también.


Lo bueno de ese día fue que la conocí, paseamos un rato por Puerto Madero y criticamos guachiturros.


El domingo me llevó mi papá. Se copó esta vez.
Debo confesar que mi número era del día anterior. Jamás me lo borré, y esperé en la fila con ese número. Sirvió de algo.


Había chicos copados también, con los que sociabilicé (yo, yo sociabilicé!), jodimos sobre los guachiturros y culisueltas, planeamos "cascotearle el rancho a Roger", secuestrarlo y vender sus canas a 600 euros cada una. Me divertí.


Fui a chusmear a la esquina, vi que salió y me re emocioné. Me planté enfrente de los policías y me dispuse a mirar e intentar sacar fotos.


Mi número no llegaba ni a palos. Pero por lo menos lo ví :D


¡Y me saludó! Les cuento:
Estaba ahí, mirándolo, y estaban los policías que me impedían pasar, y yo grité:
-¡ROGEEEEEEEEEEEEER!
Y uno de por ahí me gritó:
-¡CALLATE, PELOTUDA!
¡Y Roger miró hacia donde estaba yo, sonrió y movió la mano, saludándome! ¡Todavía no lo puedo creer!
Siempre lo recordaré como uno de los momentos más felices de mi vida.


Yo lo veía, me resultaba increíble que estuviera tan cerca de él, y lo escuchaba hablar, "¡quick, quick!", y agitaba la mano, apurando a todos. ¡Fue genial! ¡Lo escuché hablar en vivo y en directo, lo tuve a unos metros, y hasta me saludó!


Cuando llegué a mi casa y le conté a mi abuela, me emocioné de nuevo y me puse a llorar. "Ay, vos estás enamorada del viejo ese!", me dijo. Creo que tengo que empezar a reconocerlo. Ai lov iu Roger (?)

2 comentarios:

  1. Qué emoción Agus!!! Qué bueno que lo viste, me alegro mucho que tuviste la oportunidad y hasta te saludó! Qué lindo! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay sí, estoy re feliz!! :)
      Todavía no lo puedo creer!

      Eliminar

¿Vas a comentar? ¿Si? =) Gracias! ^^