13 de marzo de 2012

Aventura de un día de lluvia

Salía de la escuela, y tenía que ir a Padua con mi abuela. 
Pasamos por una casa que está abandonada desde que tengo memoria. En la vereda había una señora parada.
La señora nos dice "Hay una tortuga". Y la vimos: mediana, metida adentro de su caparazón. ¡Tan tierna! Y no sabíamos qué hacer.


-Aww... ¡yo la quiero!
-No... ¡me da impresión!
-Pero daaaaaaale... ¿me la puedo quedar?


Al final me la terminé llevando. No tenía dónde ponerla, así que la tenía medio haciendo equilibrio entre las manos.


Fuimos a una negocio y preguntamos si tenían alguna caja vacía para llevar a la tortuguita. Afuera habían tirado algunas, y agarramos una que no estaba tan húmeda.


Mi abuela fue hasta la carnicería, y yo la esperé en la vereda de enfrente, con "mi" tortuga en la cajita. En eso, veo que se mueve. Y saca la cabeza, y luego las patitas. Y se empieza a mover. ¡Pero se movía rapidísimo! Estiraba el cuello afuera de la caja, me daba ternura e impresión (no la quería tocar tenía miedo de que me mordiera)


Como estaba esperando afuera de un local de Solo Deportes, veo que sale una vendedora, y me dice "Ay, ¿es tuya?", y le expliqué que me la encontré en la calle. Me dijo "parece que es de agua, fijate en los colores... llevala a la vetrinaria de la otra cuadra y preguntales"


Yo no podía ir sola a la veterinaria, así que me quedé esperando un rato más en la vereda. La tortuga se movía, rasgaba la caja con las uñitas, como queriendo salir. Me daba lástima... yo la quería tener conmigo.


Pasó una pareja con una nena, y me preguntaron si era de agua. "No sé, me la encontré en una vereda cuando salí de la escuela". Les dije que yo la quería pero que si era de agua no la podía tener. Me ofrecieron de llevarla a la veterinaria porque les dije que yo me tenía que ir a otro lado. Y se llevaron a la tortuguita, nomás.


Me sentí bien ayudando a un animalito. Y gracias a estas personas que la llevaron y la pudieron salvar también =D

2 comentarios:

  1. Aaah, que ternura. La gente es re solidaria cuando se trata de animales, ¿viste?
    A mí personalmente no me gustan mucho las tortugas. Son como piedras que se mueven. No les encuentro mucho la gracia.
    Lo bueno es que pudieron ayudarla y ahora tiene un hogar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también pienso que son piedras que se mueven! Igual, yo quería otra mascota, hace un montón que veo gatos, los quiero llevar a mi casa y no me dejaban ¬¬ Pero a la tortuga le tenían lástima, por eso la podía tener.
      Nunca sabré si se la llevaron o si la dejaron en la veterinaria, pero es mejor que esté en algún lugar bien cuidada =)

      Eliminar

¿Vas a comentar? ¿Si? =) Gracias! ^^