5 de enero de 2012

Recalculando

Creo que me voy a poner a explicar mejor cosas del pasado, del 2010, el año en el que empecé a contar las cosas que me pasaban a la gente.
Es para relatar detalles que olvidé contar en esas entradas.
No sólo es porque no se me ocurre nada mejor que esto, sino porque tengo que superar una momentánea crisis de ira y proteger a mi monitor de posibles golpes desaforados en su superficie (los vídeos en los que aparecen novias de los músicos tienen un mal efecto sobre mí).


Fecha: 13 de diciembre de 2010.
Título: Manual para sobrevivir en la fiesta de Egresados de tu amiga.


Resulta que una amiga había organizado una "fiesta de egresados" porque en ese año terminamos 6° grado y todos seguíamos en la secundaria el año que viene (pero yo me cambié de escuela).
Bueno, yo había llegado muy feliz con una botella de Aquarius de uva y buena onda para pasar lo que serían mi último día con mis compañeros.


Me aburrí desde un comienzo. Pero estuvo mal lo que hizo mi compañera, a la que aquí llamo "Belén", porque era una fiesta de Egresados, nuestra, de los que egresábamos, e invitó a todos sus amigos rochos del barrio (que tenían como 15 años) y a compañeros que todavía iban a 5° y 4° grado... no daba.


Por un rato me dediqué a fotografiar gente. Luego me senté con mi amiga Jéssica, y nos pusimos a comer (creo que fue lo único que valió la pena) panchos y porquerías que había distribuidas por la mesa.


Pusieron cumbia y reguetón, obviamente... pero eso no era lo peor, lectores... nos iluminaban solamente las lucecitas navideñas de la ventana y un foco con una luz muy potente que parpadeaba rápidamente y nos enceguecía. Y eran las 10 de la noche...


Jéssica me decía que se estaba muriendo de frío (y... tenía una minifalda, como para no morirse de frío...). En un momento se fue a entrar en calor de la peor manera: se fue a bailar reguetón. Ahí decidí que era momento de encender mi Mp3 y decir "oh gloria de las glorias, oh divino testamento de la eterna majestad de la creación de los Beatles...", pero no fue tan glorioso porque, como todos sabemos, mezclar "Hey Jude" con Dadi Llanqui no da un buen resultado.


La anfitriona y su mejor amiga (se vivían agarrando a piñas pero eran mejores amigas) trajeron bebidas alcohólicas, con un grito de "¿QUIÉN QUIERE ESCABIO?". Sidra, cerveza, Frizzé, Fernet... pronto no dio buenos resultados entre los jóvenes que empezaron a tomar Fernet directamente del pico de la botella. O sea, pronto la gran mayoría se emborrachó.
Me copó (sarcasmo) la onda de sus padres... estaban en la vereda, observándonos y charlando entre sí, y en un momento se acerca su hija y le dice a uno "papi... ¿me destapás la botella?", en ese momento presencié, sorprendida, cómo el hombre le abría la botella a su hija con un encendedor... UN PADRE DESTAPÁNDOLE UNA CERVEZA A SU HIJA DE 12 AÑOS PARA QUE ELLA TOME, SIENDO MENOR DE EDAD...


Bueno, luego me metí abajo de la carpa para ver si convencía a Jéssica de que dejara de bailar y me diera asistencia psicológica gratuita. Nos pusimos a caminar en círculos por el patio y a seguir comiendo mientras le contaba que yo no iba a durar mucho tiempo ahí... y me dí cuenta de que unos de los amigos del barrio de la anfitriona  nos estaban siguiendo. Pensé que, o bien eran de la CIA y querían investigarnos, o estaban muy borrachos y pensaron que éramos elefantes rosados y querían investigar la extraña especie.


En un momento empezó a sonar una abominación que decía "vo' sho shorra, vo' sho shorra" y me dí cuenta de que mi vida era valiosa, por lo que llamé a mi tía para que me viniera a buscar.


Ahora... esa es otra razón por la que no voy a las fiestas.


Fecha: 13 de noviembre de 2010
Título: Semana Movida!!


Bueno, aquí hablé un poco del mini-viaje de egresados que hicimos. Fuimos a Mundo Marino. Y como no detallé mucho, lo voy a hacer ahora.


Creo que a las 5 de la mañana teníamos que estar en la escuela, y, como se imaginarán, no dormí un cuerno. Cuando me levantaron me agarró un ataque de nervios porque no quería ir. Al final mi tía y mi abuela me convencieron y tuve que ir.
Tomaron lista y me reuní con mis dos amigas (Jéssica, a la que nombré antes; y Rosa, con quien me senté), no hay mucho más interesante que contar. 


Con Rosa escuchamos música (por suerte le gustaba lo que escuchaba yo) e intentamos dormirnos. Ella lo logró fácilmente... yo no dormí durante todo el viaje de ida.


Las profesoras estaban muertas de sueño pero le ponían onda. Pusieron dos películas: "Actividad Paranormal" (que Rosa trató de ver pero se durmió) e "Igualita a mí"
Se ve que en un momento no tenían más películas para poner, porque alguien tuvo la maravillosa idea de enchufar no me acuerdo si un Mp3 o un Pen Drive... CON CUMBIA Y REGUETÓN. Así es como mi tortura fue la mezcla de una hermosa canción de Robert Palmer con una cosa que decía "y dale nena bombea, bombea, bombea". Horrible.


Llegamos a San Clemente y fuimos un rato a la playa para "desayunar" (nos dieron una Cindor y un alfajor) y mojarnos un poco las patas en el agua.


No les voy a contar sobre todo lo que hicimos en Mundo Marino (además de morirnos de calor)... pero sí sobre lo que nos dieron de comer: papas fritas con algo que era de pollo pero no me acuerdo si eran milanesas o nuggets. Acompañado de Pepsi. Y yo no tomo gaseosas, y no me dejaron entrar con la botellita de jugo... por lo que me morí de sed hasta poder subir de nuevo al micro. Me re dolía la panza. Creo que me bajé media botella de jugo de naranja cuando me senté.


En fin... el viaje de vuelta no fue mejor que el de ida, pero esa vez pude dormir. Salimos creo que a las 6 y media de la tarde y dormí como hasta las 8 y media (Rosa también durmió). En un momento nos trajeron la cena, que combinamos con unos palitos que yo había llevado. Me preparé para el segundo round de mi siesta, pero cuando intenté dormir se pusieron a jugar a la botellita y a hacer prendas de "quién-va-a-besar-a-quién" los pibes de atrás (que se juntaron todos atrás porque eran muy quilomberos).
Aproveché ese tiempo para pensar en lo que me estaba perdiendo del recital de Paul McCartney (el viaje fue justamente el 11).


No sé cómo, pero luego me pude dormir.
Y en un momento me despertaron para decirme "ya salimos de la ruta", así que tuve que mandarle un mensaje a mi tía para que se prepare para venir a buscarme.
Creo que llegamos a las 12 o a la 1 de la madrugada. 


Derechito me fui a dormir.


Fecha: 5 de febrero de 2011
Título: Relatos: cómo viajé en micro.


Tenía que aclarar... a la entrada no le falta nada, pero me faltó escribir otra que relatara el viaje de vuelta (no la hice porque volví enferma).


En el viaje de vuelta venían unos nenitos que gritaban a todo pulmón "¿CUÁNDO PASAMOS POR LA CANCHA DE RRRRRRRRRRRRRRIVERRRRRRRRRRRRRRRRR?".



2 comentarios:

  1. No puedo creer que los padres le dieran alcohol a chicos de 12 años! ¡Qué vergüenza!

    Yo tampoco tomaba, incluso cuando todos estaban tomando. Es más, todavía no tomo. Me dicen "aah, no tomás porque un día te re empedaste mal, no??". Cuando les digo que nunca en la vida me emborraché me miran con cara de loca.
    Loco, no me gusta el alcohol, no lo disfruto, ¿para qué voy a tomar entonces? =S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te felicito por no tomar ^^
      Es que como ellos toman, piensan que todos toman también, y si se les niega no te creen.

      Eliminar

¿Vas a comentar? ¿Si? =) Gracias! ^^