29 de agosto de 2011

Exclusivo

Hoy entro a éste blog antes de ir a educación física (que, por cierto, odio) sólo para contarles el horror que sufrí:




A las 8 de la mañana yo estaba durmiendo tranquilamente, cuando, de repente, despierto por un maldito grito de...




GUA-CHI-TU-RROS!!


Maldito sea el tono del despertador de mi prima. Ni siquiera se despertó.


Después de eso no pude dormir. Y me levanté antes de lo usual, por eso estoy usando la computadora.


Tendré un día horrible, lo presiento... maldición.


Que todo el optimismo que tenía hasta hoy esté de su lado (que se transmita de las palabras hasta ustedes).


Ah, también opinen sobre si está bueno el dibujo que hice para plástica. Fue una manera fácil de gastar mi lápiz negro.


Buen día.




20 de agosto de 2011

Día del niño

Cuando era chiquita, esperaba con mucha emoción el día del niño. Siempre me despertaba muy temprano y hurgueteaba donde guardaban las bolsas con los regalos (con el tiempo, fui descubriendo dónde las guardaban, y cada año olvidaban cambiar el escondite) para ver si me compraron lo que yo quería.


Como era fin de semana, yo estaba en casa de mis abuelos (ahora vivo ahí) y mi mamá me llamaba por teléfono... todo era muy lindo. Mi prima venía y jugábamos con lo que nos regalaban. 
Una vez nos regalaron a las dos la misma muñeca, y teníamos que coserles lentejuelas a los vestidos para diferenciarlas! 


Lo mejor era el día siguiente, el lunes, cuando ibas a la escuela y exponías el/los regalos frente a tus amigas... Y la maestra nos hacía escribir sobre nuestro fin de semana (todos contábamos lo que nos regalaban y cómo la pasamos el día del niño) y nos daba una fotocopia para colorear.


Ahora todo cambió.


La otra vez una compañera me preguntó:
"¿Vos qué vas a pedir para el día del niño?"
La pucha... ni siquiera me acordaba que era el día del niño!!


"Ni idea, porque me dicen que ya no soy una niña" mentira, soy niña hasta los 18 años! "Y vos, ¿qué vas a pedir?"
"Un teléfono táctil con cámara con flash, Facebook y todo eso".
Pasa que se quieren hacer todos los "yo-tengo-más-plata-que-vos" y andan presumiendo:


"A mí me van a comprar una Wii"
"A mí un BlackBerry"
"Ay, a mí me van a regalar algo mejor: un montón de plata para después comprarme lo que yo quiera!"


"¿Y vos, Guoti?", ya me encontraron un apodo mejor que "Gerez".
"Yo no tendré ni Wii, ni BlackBerry ni plata...voy a esperar a que llegue el día"


9 de marzo, TE ESPERO.


Igual, jodí tanto a mi tía para que me comprara las entradas, que no espero ni un mísero cuaderno.


El día del niño haré la tarea... sí.




Feliz día para los niños, y para los que tienen un niño adentro!

18 de agosto de 2011

Ayer fue un día casi normal...

...hasta la segunda hora.


Todo sucedía normalmente. La profesora estaba haciéndonos autocorregir la tarea; mientras los molestos molestaban y los que la hicimos bien hacíamos pavadas. Yo estaba tratando de pasar lo de "Historias no coherentes" a un cuaderno.


"¡Oh! Me llegó un mensaje." Sí, siempre digo "Oh".


Creo que mi cara de felicidad delató todo. Me quedé con la boca abierta.


"¿Qué pasó? ¿Mataron a los Guachiturros?" me dice mi amiga.


Todavía estaba que no me podía mover de la alegría.


"¡¡ME COMPRARON LAS ENTRADAS!!"


Me doy vuelta y le aviso a otra amiga:


"¡¡SPONGE!! ¡¡ME COMPRARON LAS ENTRADAS PARA VER A GUOTI!!"
"Zarpado!"


Y así es como estuve todo el día con cara de idiota. Y no sólo cara de idiota, sino de idiota emocionada.


No pueden creer que voy a ir a ver a Roger Waters. Yo tampoco lo puedo creer.


Hoy todavía tengo cara de idiota emocionada. Y la tendré así los próximos 7 meses.
Los posteriores, también.

16 de agosto de 2011

Relato farmacéutico

(Éste se lo prometí a Mechi. Mejor tarde que nunca!)



Creo que fue en 2006, cuando yo todavía vivía en Capital. Era un día que mi mamá no trabajaba. Me vino a buscar a la escuela, y nos fuimos a pasear por Flores (que, a decir verdad, no es un lugar muy hermoso para pasear).




Entramos a un Farmacity.


Además de ser un conjunto de cosas bellas y atractivas para comprar, ocurrió algo malo. Y creo que fue mi culpa.


Mi mamá se detuvo en la sección de maquillaje, y yo me dí cuenta que había una parte que decía "Probador". Y... ¿qué niña de siete años se perdería la oportunidad de probar maquillajes caros (más si son gratis)? Me probé una sombra lila.


En eso, pasa la mina que era la guarda de seguridad, y me dice:


"Eso no es para nenas...". Mi mamá me susurraba "No le hagas caso, vos probá que por algo dice 'probador'". Le hice caso a mi mamá.


La mina seguía diciendo que eso no era para nenas, y seguía parada ahí esperando que yo dejara eso.


Cuando terminé, nos fuimos a recorrer otras góndolas. Y LA GUARDA NOS SEGUÍA. Por cada góndola que pasábamos, iba pasando la mujer.


Cuando fuimos a pagar, mi mamá me dijo "andá a sacar las cosas del casillero". Y, cuando terminó de pagar, LA GUARDA SEGUÍA AL LADO DE ELLA.


"¿VES ÉSTO? LO PAGUÉ!!!".
Y nos fuimos.


¡¡Ahora ya sé de por qué soy tan impulsiva!!




Sé que ésto no tiene nada que ver con lo anterior, pero siento necesidad de decirlo...


¡ODIO TICKETPORTAL!
¡ODIO LIVEPASS!


Ya terminé con mi corta entrada. Es que tengo poca inspiración, o la que me queda la utilizé con una amiga haciendo "Historias no coherentes". Y la tinta que me quedaba de la impresora, creo que también se acabó...