18 de agosto de 2011

Ayer fue un día casi normal...

...hasta la segunda hora.


Todo sucedía normalmente. La profesora estaba haciéndonos autocorregir la tarea; mientras los molestos molestaban y los que la hicimos bien hacíamos pavadas. Yo estaba tratando de pasar lo de "Historias no coherentes" a un cuaderno.


"¡Oh! Me llegó un mensaje." Sí, siempre digo "Oh".


Creo que mi cara de felicidad delató todo. Me quedé con la boca abierta.


"¿Qué pasó? ¿Mataron a los Guachiturros?" me dice mi amiga.


Todavía estaba que no me podía mover de la alegría.


"¡¡ME COMPRARON LAS ENTRADAS!!"


Me doy vuelta y le aviso a otra amiga:


"¡¡SPONGE!! ¡¡ME COMPRARON LAS ENTRADAS PARA VER A GUOTI!!"
"Zarpado!"


Y así es como estuve todo el día con cara de idiota. Y no sólo cara de idiota, sino de idiota emocionada.


No pueden creer que voy a ir a ver a Roger Waters. Yo tampoco lo puedo creer.


Hoy todavía tengo cara de idiota emocionada. Y la tendré así los próximos 7 meses.
Los posteriores, también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Vas a comentar? ¿Si? =) Gracias! ^^