16 de diciembre de 2012

Epílogo o whatever

Desde que dejé de actualizar este blog, cada más o menos cuatro días un anónimo comenta mi última entrada invitándome a visitar páginas pornográficas.

._.

5 de diciembre de 2012

Goodbye :3

Con el título de la entrada no crean que me voy a suicidar, eh... eso otro día.

¿Qué iba a decir? Ah, sí... creo que ya es momento de decirle adiós a Planta de Pavadas. ¿Por qué? Pasaron un montón de meses sin escribir, y lo que se me ocurre no creo que quede bien en este blog. Pero no lo voy a cerrar! Para los que quieran leer las estupideces que dije en el pasado, lo voy a dejar abierto... pero sin actualizar.

Y como me quedaron ganas de escribir, voy a empezar con otro blog... que ni bien cree voy a poner el enlace para que entren, si tienen ganas, claro.

Este blog me deja muchos recuerdos lindos... expresé lo que tenía ganas de decir pero no me animaba, aprendí de mis acciones pasadas y conocí algunas personas muy copadas.
Tengo que agradecer a mis seguidores, que, aunque no sean muchos, leyeron lo que pensaba y hasta opinaron, fueron todos muy simpáticos conmigo :D Y también agradezco a aquellos que leyeron alguna vez una entrada de pasada porque estaban aburridos, me alegra saber que alguien me "escuchó". Y gracias a mis amigos/familia, que me hacen feliz :3

Aquí quedan mis locuras, mi emoción con respecto a artistas, mi... ¿anormalidad? Lo que sea.

I'll see you on the dark side of the moon ♫





4 de julio de 2012

La semana de la amargura

La verdad es que ya no me pasan cosas interesantes. Mi vida monótona consiste en escuchar música, la escuela, hacer traducciones y querer matar a la mayoría de la gente que me rodea. Ya pasó más de la mitad del año, y hoy me puse a recordar mi vida. Me acordé de un hecho interesante de mi infancia, que debo recordar hacer analizar psicológicamente: cuando era chiquita, mis papás no vivían juntos. Yo vivía con mi mamá en casa de mis abuelos (por eso me gusta tanto vivir aquí, estoy acostumbrada desde chiquita) y mi padre en su casa, solo. Mi mamá me llevaba a verlo los fines de semana. En general, por experiencias de gente que conozco con sus padres separados desde corta edad, ellos soñaban con que sus papás se volvieran a juntar alguna vez. Pero yo nunca recuerdo haber pensado eso. Sentía que todo estaba bien así, y yo también estaba bien; por alguna extraña razón sentía que todo era mejor que si estuviesen juntos, y que por algo no lo estaban. Raro. Creo que entiendo mejor por qué cuando se "volvieron a juntar" y nos fuimos a Capital a vivir, yo me sentía horrible.


En fin... también recordé mi infancia viendo Dragon Ball, Digimon, Pokemon... haciendo tortas de barro, jugando con agua y lastimándome las patas por correr descalza por todos lados.
Y recordé sucesos de este año, como el mes de marzo, en lo me pasó todo lo relacionado a Roger Waters. En esa época estaba re sensible, lloraba por todo:
Terminaba de ver "The Wall", y lloraba.
Terminaba de escuchar algún disco de Pink Floyd (más que nada "Dark Side of the Moon"), y lloraba.
Terminaba de ver cualquier concierto de Pink Floyd... Y LLORABA!


Me acordé de cómo me obsesioné con mis tres bandas favoritas, o por las que tengo más obsesión... en mi siguiente post lo contaré. Quisiera escribirlo hoy pero en breve tengo que irme.


Esta semana fue la "semana de la dulzura", o la semana en la que las empresas de golosinas se llenan los bolsillos con una fecha para los cursis creada con el propósito de vender.


A mis amigas (que son lindas) les regalaron un montón de bon o bones y quéseyo... a mi me dieron un chupetín (porque le hinché a un amigo para que me lo regalara) y un caramelo. Igual no me importó porque mañana voy a ir al quiosco con lo que me queda de ahorros y voy a comprar golosinas para comer mientras veo conciertos, yo sola.
Una chica que conozco (ya hablé de ella pero si la nombro me asesinaría) me dijo que para ella es esencial que un chico le regale algo porque quiere decir que es buena y bonita. WHAT THE FUCK. Me imagino un montón de chicos en fila, compitiendo para ver a quién prefiere, y ella evaluándolos y viendo si le regalan algo porque es buena y bonita; y el chico que le regale algo será el amor de su vida.
Luego me imaginé a mí haciendo lo mismo pero con condiciones como "te tenés que perecer a estos músicos, o ser talentoso como ellos, o...", salvo que yo tenía pinta de dictadora que los iba a condenar a morir o sobrevivir. Ya sé, estoy medio loca.


También esta es mi semana de la amargura porque mañana tengo el torneo de volley en la escuela (que es obligatorio) y me duele la panza. Encima juego re mal y las voy a hacer perder a mis compañeras a las que les gusta jugar y lo hacen bien.


Bueno, estoy segura de que lo que acabo de escribir es una porquería porque no estoy inspirada y el frío me congela el cerebro; así que los recompenso con una foto de animalitos tiernos.

16 de junio de 2012

Día del padre


(No sé si lo que voy a escribir sea gracioso, pero es lo que me sale en este momento)


Durante los últimos años este ha sido uno de los días que más odio. Será por mi relación casi nula con mi padre o porque en realidad no sé qué cuernos hacer, pretendiendo que todo está bien con cara de "es el día del padre y vos merecés ser homenajeado" cuando en realidad pienso "en cuanto pueda liberarme de tener que ir a tu casa, creeme, lo voy a hacer, y no te voy a volver a ver nunca jamás".


Lo que me pasó con mi papá, creo, es que me causó grandes decepciones. Cuando falleció mi mamá, que siempre fue la persona más cercana a mí y a quien más quise -y quiero-, pensé que, a partir de entonces, podría confiar más en mi papá y nos íbamos a llevar mejor, tipo los padres de las películas de Disney. Pero yo tenía nueve años y no podía ver que la mala relación no iba a cambiar. Bah, en realidad, casi ni teníamos relación, porque siempre estaba ocupado, o durmiendo, o viendo la tele. Y ahora es lo mismo.


A medida que pasó el tiempo, me di cuenta que no le importamos ni yo ni mi hermano nada más que para cobrar la asignación universal por hijo y venir a buscarnos para pasar horribles fines de semana encerrados en su casa. Nunca se interesó por crear algún vínculo conmigo o saber lo que me interesa; lo único que hizo fue llevarme a ver a Roger, pero fue protestando y me dejó sola en medio de tanta gente, esperándome en la otra cuadra.


Varias veces intenté contarle lo que me pasaba o qué me gusta, pero siempre interrumpe su ego. Por ejemplo, cuando en sexto grado quedé abanderada y se lo conté, no me felicitó, que era lo que yo esperaba después de tanto esfuerzo para haber llegado a eso, sino que me dijo "ahh, saliste igual que yo, cuando tenía tu edad era siempre abanderado y tenía las mejores notas"... ni siquiera un "qué bueno".


También se quiere hacer el groso con actitudes tipo "yo-se-más-que-vos-sobre-cualquier-cosa", que me revientan. Es como que constantemente quiere competir conmigo con sus aires de superioridad y no acepta que a veces yo puedo saber más que él.
Otra cosa que me revienta es que siempre que le molesta algo dice "ay, diosssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss" (sí, con tres mil "s").


Pero una de las actitudes más odiosas, que creo que todos odian, son las comparaciones. "¿Por qué no te gusta el reguetón? A las chicas de tu edad les gusta el reguetón". Me vive comparando con "chicas de mi edad". Que tenga su edad no significa que tenga que ser igual a ellas. 


Los fines de semana que voy a su casa son insoportables. Además de hacer lo ya mencionado, fuma casi todo el tiempo, y nunca están abiertas las ventanas. Está todo el día acostado y mirando la tele, la verdad es que no sé para qué nos lleva, si nunca hacemos nada. Reniega de que trabajó toda la semana y que está cansado pero nos lleva a su casa. ¿Y quién se tiene que ocupar de mi hermanito? Sí, yo. Y desde hace bastante tiempo.


En resumen, mi papá no se interesa por lo que me gusta a mí. Su prioridad siempre será él mismo, por lo tanto no creo que algún día nos podamos llevar bien. A mí me pone muy triste saber que una persona en la que supuestamente podía confiar no le importo desde que era chiquita (historias que algún día contaré) y que siempre que pudo hacernos mal a mí y a mi familia lo hizo; él fue el causante se un tremendo ataque de pánico que tuve el año pasado en el que pensé que me iba a morir. Feliz día del padre para aquellos que se lo merecen.


Los dejo con algo gracioso (o creo que lo es): cuando me preguntaron "¿y vos qué le vas a regalar a tu papá?", les dije "un año más sin saber que me tiene harta".

13 de junio de 2012

Jéssica, la más cómica

Creo que ya les conté de Jéssica y su vida de ir a "jodas", escuchar David Guetta y vestir a la moda. 


Titulé esta entrada así porque en muchas ocasiones me hace reír. Somos muy amigas pero pertenecemos a dos mundos diferentes. En realidad estoy tratando de decir que ella tiene 13 años y se preocupa por cosas de chicas de 15 o 16 años (no todas, porque tengo una amiga que va a cumplir 16 y somos re parecidas, me refiero a las que se preocupan por los chicos, la moda, etcétera), y yo tengo su misma edad pero me sigo emocionando si veo por la calle a un perro con pulóver -créanme, me pasó la otra vez-.


El lunes estábamos chateando y nos pusimos a hablar de qué-se-yo, de gente que gusta de otra gente, de gente que gustó de ella, de lo felices que están mis músicos con sus esposas y yo estoy acá como una tarada guardando sus fotos... en fin, en eso me dice:


Si te arreglaras, los chicos si pondrian los ojos en vos!!!


Mi carcajada en ese momento habrá despertado a toda mi familia. Le dije "Pero te pensás que voy por la calle pensando en si los chicos me miran o no? Pienso en canciones y si me voy a encontrar con perros con pulóveres".


"Hacemos una cosa: Cuando vos vengas para mi casa, yo te muestro mi ropa, y mi maquillaje... Y cuando yo vaya a tu casa, vos haces lo mismo, ok??"


"JAJAJA. Maquillaje... sí, claro. Los únicos que tenía eran los vencidos que heredé de mi mamá y ya se pudrieron- estoy intentando decirte que no uso maquillaje. Y ya sabés la ropa común que tengo"


"No vi todos los outfits que tenes!!!"


En ese momento paré de intentar cantar "The evil that men do" para escupir el café imaginario y tirarme al piso a descostillarme de la risa.








OUTFITS!


"OUTFITS. Eso sonó raro. Qué cuernos es un outfit?"

"Es una combinación de ropa, o un conjunto, que nunca falla" -o algo así-.


Hasta hoy me estoy riendo, me lo dijo el lunes.


"Ahh... yo encuentro algo con que no morirme de frío y estoy bien"


"Ah no, yo soy muy cuidadosa con la ropa!"


La verdad que después de eso me puse a pensar seriamente si cuando me visto parezco un mamarracho; pero igual no me importó porque estaba escuchando música y pensando en perros con pulóveres. Una vez le quisimos poner un pulóver re lindo a mi perra porque hacía frío y lo terminó rompiendo todo. Capaz que no le gustaba ese OUTFIT.


¡Es re chuchis! ^^
(No es mi perra, eh)

9 de junio de 2012

ADVERTENCIA: la imagen adjunta puede dañar su salud mental y/o retina.




Quisiera saber si las jóvenes actuales tienen aire en lugar de cerebro o corpiños en los ojos.


Por favor, ALGUIEN ME PUEDE DECIR QUÉ LE ENCUENTRAN DE LINDO A ESTO?!




Esto apareció en mi inicio del Facebook como que ÁálgúúnÁá TúúRrá TáRádÁ le puso "me gusta" para votarlo como "Éél túúrró máás líndó de Itúúz" o algo así.


Me pregunto si las pibas son las raras o la rara acá soy yo.


(Pongo esto para que vean el horror que me provocó, estaba por escribir algo ingenioso hasta que apareció esto y bloqueó mi capacidad intelectual. Disculpen si se ilusionaron con la creación de algo magnífico.)

1 de junio de 2012

"El chico del shopping"

Vine a contarles esta historia que, si leyeron lo escrito anteriormente, había dicho que lo iba a contar. Además me levanté porque me agarró un calambre horripilante y como duermo en la cama de arriba no sabía dónde cuernos apoyar el pie para que se me pasara.


Para el fin de semana después de mi cumpleaños, me iba a encontrar con mi amiga Mile -a quien conocí por internet- en un shopping de Palermo (que no nos quedaba tan lejos a ninguna de las dos. Bueno a mí sí posiblemente). Al final no la dejaron ir, a pesar de que ya me había encontrado con ella cuando fuimos a intentar pedirle un autógrafo a Roger Waters... ahora me acordé de que lo vi, me saludó de lejos y asdasadassad, me trae recuerdos muy emocionantes, porque nunca antes había hecho tanto por un ídolo :')


Y bueno, como al final no la dejaron ir, mi tía me llevó al shopping de Morón (más cerca) como para sacarme el bajón. Ese día descubrimos lo horrible que es Musimundo ahora que vende electrodomésticos ("¡se llama Musimundo, no Electrodomestimundo!") porque los discos que buscás están todos amontonados y en cualquier lugar. El que yo quería estaba en la "sección" Música celta. JAJAJAJA. Iron Maiden es música celta, no sabía. Ese día también descubrimos al "chico del shopping".


Resulta que pasamos por enfrente del cine y había una fila larguísima. Le hice el chiste a mi tía de "¿y si vemos una película?". En la fila había un chabón con una remera de Iron Maiden y pensé "todos se visten re chetos para ir al shopping y este chico va re normal. Es mi ídolo".


Cuando fui al Musimundo a comprarme mi cd de "Música celta", también estaba el chico. Lo vi más detalladamente y se parecía a Bruce Dickinson, con la excepción de que el chico era bastante alto. Entonces... ¿vieron esos enamoramientos estúpidos y fugaces porque sí que tienen la mayoría de las adolescentes cuando ven a cualquiera que se parece a su amor platónico? Bueno, eso.


El resto del día lo encontré cuando pasábamos por cualquier lugar.
Fuimos a comer... "¡ay mirá, es el chico!"
Nos tiramos pasos Caminamos... "¡ahí está el chico!"
Por cualquier lugar que pasábamos me encontraba con el chico, y me ponía re desesperada "¡¡ES EL CHICO!!" y la hinchaba a mi tía. Al final me dijo "che, era lindo el chico". Y después me dice que Dickinson es/era feo, pero "tenemos que admitir que tenía un pelo muy lindo", en eso tiene razón. 


Cuando se lo conté a mis amigas casi se ponen a bailar la conga en medio de la clase, porque es considerado mi primer enamoramiento de una persona normal y menor de 50 años. O sea que voy progresando. Finalmente mi destino es normal, así que no tengo que asustarme. O eso creo.


Ayer me llamó Mejor Amiga para contarme de cuánto odia a Enemiga Mortal, que "le cabe que se sacó un 1 en la prueba de Historia", que no quería hacer la tarea y que viajó en el colectivo con un chabón que tenía una remera de Iron Maiden.


"¿Cómo era la remera? ¿Era alto? ¿Tenía pelo largo? ¿Se parecía a ecurB? ¡DECIME ALGO, PUEDE SER EL CHICO DEL SHOPPING!" -ecurB es el código que usamos telefónicamente para que no se entienda que decimos Bruce-.


Bueno, esa es mi historia. Tengo que resignarme a que un día el destino nos haga encontrarnos de nuevo (?)